VUELVE Y JUEGA  EL IMPUESTO AL PATRIMONIO

 

10-09-2014

Ya el gobierno está anunciando extender por cuatro años más el impuesto al patrimonio que nació años atrás y que ha tenido variaciones en su  nombre como lo fue el del  impuesto a la  seguridad democrática. 

 

Pues bien el Ministro de Hacienda  Mauricio cárdenas, como representante del gobierno presentará el proyecto al congreso el cual pretende  recaudar 12.5 billones de pesos que le faltan para cubrir el déficit del presupuesto del país.

 

Recordemos que la última vez que se declaró este impuesto fue en el año 2011, y que se está pagando por parte de los colombianos en 8 cuotas que están terminando en este mes de septiembre de 2014. “Como quien dice no se ha terminado de pagar el impuesto anterior cuando ya anuncian que viene uno nuevo”.

 

Según lo publicado en medios de comunicación la base sobre la que empezarían los Colombianos a tener que presentar declaración de Impuesto al patrimonio sería de patrimonios líquidos iguales o superiores a $1.000 millones de pesos y habrían tarifas diferenciales para cada uno de los siguientes  rangos de patrimonio líquido.

 

$1.000  a  $3.000 millones             0.4%

$3.000 a  $5.000 millones              1.1%

$5.000 a  $8.000 millones              2%

Superior a $8.000 millones             2.25%

 

Y es que este tipo de impuestos  que nacen o se crean como impuestos  transitorios terminan siendo permanentes por la incapacidad creo yo de manejar correctamente las finanzas del país. “No hay nada más permanente en Colombia que lo transitorio”

 

Y es que también prometieron que el 4 por mil sería temporal, y a pesar que existían ya una ley que indica un desmonte gradual de este impuesto, al parecer también pretenden extender este tributo a las mismas tarifas actuales por otros añitos más, sin hablar de que nuevamente les quieren meter la mano al IVA de algunos productos.

 

Lo verdadero de esto es que los empresarios ya tienen una carga altísima en materia de impuestos y no aguantan más improvisaciones.

 

Será que Colombia no puede de tener un presidente y unos ministros que establezcan una reglas de juego fiscales estables y que cada rato  no estemos tapando huecos y hablando de nuevas reformas tributarias? 

 

Será que el legendario Geppetto sigue creando personajes con esa inusual característica?

 

Yo comparo esta situación que vive Colombia  con una empresa donde el gerente y sus directivos que contratamos  no son capaces de manejar eficazmente los recursos actuales y recurren cada año a que sus inversionistas tengan que estar capitalizando la empresa para cubrir las pérdidas generadas.

 

Yo creo que acá hay dos caminos, o elegimos mejores gerentes, o como accionistas de esta empresa llamada Colombia vendemos y nos vamos e invertimos en otra empresa.

 




William Dussán Salazar

Comentarios: 6
  • #6

    LVG (jueves, 18 septiembre 2014 07:33)

    Muy bien Jose L

  • #5

    JOSE LENEL (jueves, 11 septiembre 2014 15:08)

    Países que lo aplican
    Europeos:
    España, se cobra a partir de 700.000€ con una exención por patrimonio inmobiliario de 300.000€ y con tasa entre 0,2% y 2,5%
    Francia, mediante el Impuesto de Solidaridad de Fortunas, con tasa de 5,55% a 1,80% y techo de 790000 €;
    Liechtenstein, con tasa de 0,07%
    Noruega, con tasas entre 0,9% y 1,1%
    Suiza, a nivel de algunos cantones y comunas
    Otros países:
    En India, únicamente se aplica sobre bienes no productivos de renta (vehículos, joyas, inmuebles no alquilados, etc.)

    Países que lo han suprimido
    Algunos países disponían de algún impuesto de este tipo que ha sido suprimido:

    Japón en 1953
    Italia en 1992 el ISF se convirtió en un impuesto sobre inmuebles, a excepción de la residencia principal y los terrenos agrícolas.
    Austria en 1994
    Irlanda en 1997
    Dinamarca en 1997
    Alemania en 1997
    Luxemburgo en 2016
    Finlandia en 2006
    Suecia, el impuesto a fortunas de 1947 desaparece en 2007
    España en 2008 (no se suprime, se bonifica al 100%), aunque se ha restablecido exclusivamente para los años 2011 y 2012 debido a la crisis económica.
    Grecia, en 2009.
    Argumentos a favor: En general, existen cuatro argumentos a favor del impuesto: hace más justo el sistema fiscal, aumenta los ingresos del Estado, puede estimular el crecimiento económico(a corto plazo) y podría tener efectos sociales positivos al reducir la desigualdad.

    Por lo que respecta a la justicia del sistema, en general se piensa que los impuestos que paga un ciudadano deben tener relación con su capacidad de pagarlos y el valor de sus propiedades suele reflejar su estatus socioeconómico. Puede además sustituir en parte a otros impuestos que son regresivos, como el impuesto al valor agregado (o impuesto sobre el valor añadido): este impuesto, por ejemplo, es siempre el mismo independientemente de que represente menos esfuerzo para un comprador que tiene mayores ingresos. Y, además, viene a sustituir al Impuesto sobre la Renta en personas con grandes patrimonios pero sin una renta como puede ser una nómina.

    A favor del impuesto está también la idea de que el patrimonio neto de una persona es también una buena medida del grado en que se ha beneficiado de la infraestructura económica promovida y alimentada por las instituciones, que sustentan todos los contribuyentes. Por ejemplo, se puede afirmar que un rico inversionista o dueño de un negocio se ha beneficiado más que un ciudadano medio de la educación pública (tiene trabajadores cualificados), carreteras (para trasladar sus mercancías), pensiones y otros salarios sociales (para que haya capacidad de consumir sus productos), un poder judicial (que hace cumplir los acuerdos comerciales), la regulación financiera, los subsidios gubernamentales y rescates de empresas, etc...7

    Argumentos en contra: En un artículo de Molly Moore para The Washington Post titulado "Old Money, New Money Flee France and Its Wealth Tax" se aducen los siguientes daños causados por el impuesto al Patrimonio en Francia: fuga de capitales, fuga de cerebros, pérdida de empleos y, finalmente, una menor recaudación de impuestos. En dicho artículo se cita a Eric Pichet, el cual estima que los ingresos por este gravámen son de 2.600 millones al año, pero le cuestan a Francia más de 125.000 millones de dólares en fuga de capitales desde 1998.

    Las principales objeciones al impuesto al patrimonio son: la valoración de activos ilíquidos como inmuebles, negocios privados, antigüedades, etc. puede ser arbitraria, las fluctuaciones de la riqueza en el tiempo, la posibilidad de que los gobiernos usen la inflación como medio para aumentar la recaudación de impuestos y que los contribuyentes de edad avanzada con ingresos menores a sus activos que no generan renta se enfrentan a la imposibilidad de pagar sus impuestos sin liquidar activos. Otra objeción que se hace a este impuesto es que se gravan bienes o capitales por los que ya se satisficieron impuestos en el momento de su adquisición.

    Como consecuencia de las dificultades en la valoración del patrimonio y su administración, los impuestos al patrimonio tienen cierto coste de gestión. En el caso holandés, el coste porcentual que conlleva la gestión es de un 26% de los ingresos obtenidos, aproximadamente cinco veces mayor que en el caso del impuesto sobre la renta.
    FUENTE: WIKIPEDIA La enciclopedia libre

  • #4

    JOSE LENEL (jueves, 11 septiembre 2014 14:58)

    El impuesto sobre el Patrimonio es un impuesto que se aplica individualmente, no sobre los ingresos o transacciones, sino sobre el patrimonio personal de las personas físicas, y se calcula basándose en el valor de todos los bienes del sujeto pasivo. Se aplica a nivel nacional en algunos países del mundo. Sus partidarios alegan que ayuda a la redistribución de la riqueza, mientras que sus detractores señalan que no logra este objetivo y con frecuencia empobrece a los países por la expatriación de los capitales.

    Existe en algunos estados europeos, como Suiza, Noruega, España y Francia.

  • #3

    HECTOR FABIO ROJAS PEREZ (jueves, 11 septiembre 2014 08:00)

    Como van las cosas, a los colombianos nos va tocar repetir la revolucion de los comuneros, que cansados con tantos impuestos decidieron rechazarlos

  • #2

    maria (miércoles, 10 septiembre 2014 22:31)

    En la página de la presidencia de la república mensiona lo siguiente:

    Estos son los rangos del impuesto al patrimonio: De mil a 3 mil millones de pesos de patrimonio, el impuesto será de 0.4 por ciento; de 3 mil a 5 mil millones, será de 1.10 por ciento; de 5 a 8 mil millones de pesos, será del 2 por ciento y de más de 8 mil millones de pesos, del 2.25 por ciento.

    El Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, anunció este miércoles en la Casa de Nariño, que el impuesto al patrimonio se aplicará a contribuyentes con activos superiores a mil millones de pesos.

    “Hemos tomado la decisión de presentar el proyecto de ley manteniendo las condiciones actualmente vigentes: solo pagarán el impuesto del patrimonio quienes tengan patrimonios superiores a mil millones de pesos, y hablo de patrimonios netos a los cuales se les descuentan las deudas que tengan y las acciones que posean en empresas”, subrayó el Ministro.

    De igual forma, dijo que es un impuesto que grava a los grandes capitales de Colombia, “personas y empresas con patrimonio netos de más de 8 mil millones de pesos. Esas personas aportan el 95 por ciento del impuesto. Hay cerca de mil personas y 4.500 empresas en esa condición”

    En este sentido, indicó el jefe de la cartera de Hacienda, que es un impuesto para quienes tiene en el país mayor capacidad económica.

    Durante la rueda de prensa el Ministro dio a conocer la tabla del impuesto al patrimonio: de mil a 3 mil millones de pesos de patrimonio líquido, impuesto del 0.4 por ciento; de 3 mil a 5 mil millones de pesos, 1.10 por ciento; de 5 mil a 8 mil millones de pesos, 2 por ciento; y más de 8 mil millones de pesos de patrimonio líquido, el 2.25 por ciento.

    Finalmente, el Ministro también afirmó los recursos generado por el impuesto del 4 por mil, “están orientados a la familia campesina colombiana, para mejorar el nivel de vida de las zonas rurales de nuestro país y por eso debemos mantener ese impuesto”.

  • #1

    LVG (miércoles, 10 septiembre 2014 22:18)

    Saludos, y eso que esas tarifas son anuales, es decir el 2.25% anual durante cuatro años, y no el 2.5% por los cuatro años.
    Es decir una tarifa mucho más alta que la anterior...