CUANDO LA ADMINISTRACIÓN DE IMPUESTOS PRACTICA “EL VIVO VIVE DEL BOBO”

 

21-07-2016

 

Los colombianos estamos bastante acostumbrados a personajes que a través de insinuaciones y aplicando la normatividad pretenden ser más avispados que sus compatriotas; y en ese sentido el plan de cobro 2016 que viene adelantando la DIAN tiene cosas como la siguiente:

 

Caso 1: Un contribuyente ha presentado una declaración de retención en la fuente en enero de 2011, pero no la presentó con pago, en este sentido la declaración se entendió como no presentada, además por tener más de cinco años de haber ocurrido la retención, la deuda ya ha prescrito; pues bien a pesar de lo anterior los funcionarios llaman al contribuyente y lo amenazan diciéndole que si no presenta nuevamente la declaración y no paga las retenciones (ya prescritas) entonces lo demandaran ante la Fiscalía General de la Nación.

 

Caso 2. Un contribuyente ha presentado una declaración de retención en la fuente en enero de 2014, pero el pago lo realizó cinco días después del vencimiento por valor de $200 millones, la DIAN dio la declaración como no presentada, por lo que en el estado de cuentas del contribuyente se presenta los $200 como un excedente; ahora la DIAN ha llamado al contribuyente y lo amenaza diciéndole que si no presenta nuevamente la declaración y no paga la sanción por extemporaneidad y los intereses moratorios, entonces lo demandaran ante la Fiscalía General de la Nación. Claro aunque el contribuyente pago cinco días tarde, ahora quieren cobrarle la sanción por extemporaneidad (declaración ineficaz) y, los intereses moratorios sobre el saldo.

 

Ambos casos pueden parecer legales, pero no son dignos de un comportamiento ético; no es el espíritu de justicia de la Ley la que se aplica cuando cobro un impuesto que ya ha prescrito; no es el espíritu de justicia el que aplico cuando por cinco días obligo a un contribuyente a pagar valores altos por sanciones por extemporaneidad e intereses moratorios, por una declaración que se da por no presentada tan solo por pagarla cinco días más tarde.

 

Aunque las cosas revistan legalidad, no es lo que se espera de una entidad como la administración de impuestos, lo anterior solo demuestra que el actuar del administrador de impuestos y del contribuyente responde a frases como “el vivo vive del bobo”, “el que se queme que sople” y “es que dio papaya”.

 

Cuando iniciará el cambio, también en la mentalidad de la administración de impuestos?.

 

 

“Ser ético también es construir”  

 

 

Leonardo Varón García

Comentarios: 0