MANEJO DEL SALDO A FAVOR COMO ANTICIPO


 

15-08-2021


 

MANEJO DEL SALDO A FAVOR COMO ANTICIPO

 

Es mas popular de lo que se piensa, que las personas que presentan declaraciones de renta arrojando un saldo a favor, dicho valor se sume al valor del anticipo del año siguiente. ¿Existe alguna normatividad que lo prohíba?

 

Recordemos que el anticipo de renta lo regulan los artículos 807 a 810 del Estatuto Tributario, y consiste en un valor obligatorio que se debe liquidar y pagar en las declaraciones del impuesto sobre la renta tanto por parte de las personas naturales como de jurídicas.

 

Pagar un mayor valor de anticipo no tendría problema, el problema sería, por el contrario, liquidar y pagar un menor valor de anticipo, por lo tanto, legalmente sería posible pagar un poco más.

 

Este procedimiento es tan popular, que hasta grandes personalidades como expresidentes y senadores lo han hecho, evidencia de esto son las declaraciones que en años pasados han sido publicadas.

 

Mito o realidad:

 

Aumento de firmeza: Al parecer ha quedado en el imaginario de las personas lo que operaba hace muchos años atrás, donde existió una norma que establecía que la firmeza de las declaraciones que arrojaban saldo a favor iniciaba a partir de que se presentaba la declaración del año siguiente; procedimiento que hace mucho tiempo no está vigente. Por tanto, declarar el saldo a favor como anticipo para el año siguiente, por el miedo que la declaración quede abierta a revisión a mas tiempo es un mito y es más una costumbre generalizada.

 

Revisión por parte de la DIAN: Se dice que mostrar un saldo a favor es mas visible para que la DIAN lo revise. Pues eso no es así tan cierto, y obedece más a un mito o un dicho popular.

 

Casos en los que sí es aconsejable declarar el saldo a favor como anticipo:

 

Una situación que amerita realizar el procedimiento, es cuando es muy recurrente que año tras año se venga generando saldo a favor en las declaraciones de renta de un mismo contribuyente y se piense solicitar en devolución o compensación dicho saldo, es conveniente cortar esa secuencia, mas por la obligación de tener que cargar el formato 1220 con las retenciones en la fuente a favor de los años desde donde se originó el saldo a favor que se viene arrastrando, reporte que podría ser de varios años atrás. Por tanto, hacer un corte en un año y declarar el saldo a favor como anticipo, corta esta secuencia y hará que en el siguiente año que arroje el nuevo saldo a favor, el proceso para solicitarlo sea mucho mas sencillo. Es decir, esta sería una estrategia para facilitar el proceso y no arrastrar con años en los cuales posiblemente no se tengan los certificados de retención en la fuente a la mano, o se tengan algunas inconsistencias.

 

Esperamos que este artículo sea de su utilidad, y por favor deje su comentario de otras utilidades que le ve a realizar este procedimiento.

 


 

Wiliam Dussán Salazar

Editor de impuestos de www.consultorcontable.com

@williamduss 



Escribir comentario

Comentarios: 0